NOTICIAS
volver a Inicio  

   Estudio de Fisabio analiza la relación entre fertilidad y tratamiento con yodo radioactivo en pacientes con cáncer de tiroides

Pie de foto. Pino Navarro (endrocinologa del Hospital Virgen de los Lirios de Alcoy) y José Antonio Manrique (director gerente de Fisabio)

 

  • El estudio retrospectivo incluye los casos de mujeres con cáncer diferenciado de tiroides en el Hospital Virgen de los Lirios de Alcoy


Valencia (02.07.18). Investigadoras e investigadores de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (Fisabio) y el Hospital Virgen de los Lirios de Alcoy han iniciado un estudio retrospectivo que analizará la relación existente entre la fertilidad y el tratamiento con yodo radioactivo en mujeres con cáncer de tiroides.

El grupo de investigación, liderado por la Dra. Pino Navarro, estudiará los casos de 57 mujeres en edad fértil que han sido atendidas en el servicio de Endocrinología del Hospital Virgen de los Lirios de Alcoy con cáncer de tiroides.

El cáncer diferenciado de tiroides es el tumor endocrino más frecuente. Su incidencia es mayor en mujeres que en hombres: por cada 3 casos diagnosticados en mujeres (frecuentemente durante su edad reproductiva), se detecta 1 caso en hombres.

En la actualidad, es el tipo de tumor que más crece en incidencia. La provincia de Valencia registró en 2017 el diagnóstico de 12.283 nuevos casos; 3.135 más que en el año 2000, según datos de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC).

En estos pacientes, el tratamiento inicial consiste en una extirpación de la glándula tiroidea, seguida en muchos casos por un tratamiento con yodo radioactivo.

"Afortunadamente la mayoría de las pacientes conservan una buena calidad de vida y muchas buscarán posteriormente un embarazo. El problema que observo en mi práctica clínica es la visita en consulta de fertilidad de mujeres jóvenes que tienen una baja reserva ovárica 'inexplicable' y el único antecedente es que han sido tratadas de un cáncer de tiroides y expuestas al yodo radioactivo", señala la Dra. Pino Navarro, endocrinóloga del H. Virgen de los Lirios.

El estudio pretende evaluar si el antecedente de exposición a yodo radioactivo en edad fértil modifica la fertilidad. Para ello, los científicos/as analizarán la reserva ovárica actual de las pacientes mediante la determinación de la hormona Antimülleriana (que informa de la cantidad y calidad de los óvulos), así como otros parámetros como la edad de la menopausia (si se ha producido),  historia de fertilidad, edad de la mujer, dosis de yodo, etc.

"Ya se han publicado estudios realizados en muestras reducidas de pacientes que evidencian que tras el tratamiento con yodo -añade la Dra. Pino- se produce una disminución de la hormona antimülleriana, teniendo lugar el descenso máximo a los 3 meses. En el 82% de los casos los niveles de esta hormona no se recuperan completamente incluso pasado un año de seguimiento"

"Si nuestros resultados apuntan a que el yodo puede afectar a la fertilidad futura de la mujer, planteamos la posibilidad de un cambio de paradigma en la asistencia de estas pacientes, considerando la opción de realizar un asesoramiento reproductivo a la mujer antes de ser sometida al tratamiento con yodo radioactivo y en su caso, valorar la crio-preservación de gametos (ovocitos)", puntualiza la investigadora de la Fundación Fisabio.

Si por el contrario, la paciente ya ha recibido el tratamiento con yodo y se plantea en el futuro tener descendencia propia, "recomendamos valorar la reserva ovárica actual -matiza la investigadora principal del estudio- y, en función del resultado y del pronóstico reproductivo, plantear la conveniencia de no demorar la búsqueda de gestación y/o una recogida de ovocitos antes de que se agote dicha reserva".

El equipo investigador se plantea realizar posteriormente un estudio prospectivo multicéntrico con la colaboración de diferentes hospitales de la Comunitat Valenciana y Andalucía, en el que se evaluaría la hormona antimülleriana antes del tratamiento con yodo y la evolución de los niveles tras el mismo para evaluar el impacto real en cada una de las pacientes.


>>>>>
<<<<<