NOTICIAS
volver a Inicio  

   Investigadores valencianos demuestran por primera vez que la tuberculosis puede transmitirse antes de que aparezcan los primeros síntomas
  • Investigadores de Fisabio e IBV-CSIC lideran el trabajo, que analiza todos los casos registrados en 18 hospitales de la Comunitat
  • La Comunitat tiene un programa de control de la tuberculosis exhustivo con altas tasas de diagnóstico, curación y seguimiento
València (31.10.19). Investigadores de la Fundació per al Foment de la Investigació Sanitària i Biomédica de la Comunitat Valenciana (FISABIO) y del Instituto de Biomedicina de Valencia–Consejo Superior de Investigaciones Científicas (IBV-CSIC), en colaboración con profesionales de 18 hospitales de la Comunitat Valenciana, y expertos de Londres (Imperial College London) y Canadá (Simon Fraser University), han desarrollado un método de alta precisión que permite determinar el momento en que se transmite Mycobacterium tuberculosis, la bacteria causante de la enfermedad de la tuberculosis. 
 
Esta información es muy valiosa porque ha permitido demostrar por primera vez que los contagios se pueden producir incluso antes de que aparezcan los primeros síntomas de la enfermedad.
 
El método desarrollado combina datos epidemiológicos con la secuenciación del genoma completo de la bacteria causante de la tuberculosis, y se ha validado con el estudio de todos los casos registrados en hospitales de la Comunitat Valenciana entre 2014 y 2016.
 
 
En total, se han analizado 785 pacientes. Un 35% de ellos relacionados con 120 brotes de transmisión. Esto significa que en un 35% de los casos la tranmisión se había producido en los últimos dos o tres años. En su mayoría, se trataba de hombres españoles con una edad media de 42 años.
 
Al analizar las muestras de 117 individuos correspondientes a 21 brotes, los investigadores han descubierto que el origen de la transmisión no siempre eran los pacientes previamente identificados como casos índice, es decir, los primeros diagnosticados. Este detalle es muy importante porque para frenar la transmisión de la enfermedad es crucial identificar el foco de contagio. Si esa identificación es errónea, la cadena de transmisión no se rompe y la enfermedad se sigue dispersando.
 
Los investigadores también han constatado que algunas de las personas que transmisten  la bacteria sufren, además de tuberculosis, diabetes. Sus esfuerzos se centran ahora en averiguar porqué.
 
Como tercera conclusión relevante, Irving Cancino-Muñoz e Iñaki Comas, coautores del trabajo, destacan el descubrimiento de casos en los que la bacteria se transmitió mucho antes de que los síntomas de la enfermedad se manifestaran.
 
Esta circunstancia, en opinión de los expertos, avala la necesidad de cambiar a políticas activas de control de la tuberculosis. A día de hoy, cuando una persona tiene síntomas y se le diagnostica tuberculosis, saltan las alarmas y se adoptan medidas de control y profilaxis en su entorno para evitar la propagación de la bacteria. 
 
Sin embargo, los autores abogan por expandir los controles preventivos en poblaciones de riesgo para poder identificar posibles focos de transmisión antes incluso de que se manifiesten los primeros síntomas de la enfermedad.
 
"Los resultados de este estudio, aunque derivados de casos de la Comunitat Valenciana, en realidad, tienen más relevancia para países de alta incidencia (mayor de 25 casos por 100.000 habitantes). La Comunitat Valenciana implementa un programa de control de la tuberculosis exhustivo que ha resultado en altas tasas de diagnóstico, curación y seguimiento de personas infectadas. Como consecuencia de ello las tasas de incidencia han ido cayendo paulatinamente desde los 24 casos por 100.000 habitantes registrados en 1998 y los 17,1 en 2006 a los 6,4 casos por 100.000 habitantes registrados en 2018. Por lo tanto, estamos cerca de entrar en una situación de pre-erradicación (menos de 5 casos por 100.000)", añade el Dr. Comas.
 
La investigación se ha publicado en la prestigiosa revista Plos Medicine y es un ejemplo de colaboración entre los principales actores de la sanidad valenciana e investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. 
 
Firman el trabajo expertos del Imperial College de Londres; IBV-CSIC; Fisabio Salud Pública; Hospital Clínico Universitario de València; Hospital Universitario de La Ribera; Hospital Arnau de Vilanova; Hospital Universitario Dr. Peset; Hospital Virgen de los Lírios; Hospital de Denia; Hospital Universitari i Politècnic La Fe; Hospital General Universitario de València; Hospital General Universitario de Alicante; Hospital General Universitario de Castellón; Hospital Lluís Alcanyís; Hospital General Universitario de Elche; Hospital Universitario de San Juan; Hospital de la Vega Baixa; Hospital San Francesc de Borja; Subdirección General de Epidemiología y Vigilancia de la Salud; Hospital de Sagunto y Simon Fraser University (Canadá).
 
La investigación ha recibido financiación del Consejo Europeo de Investigación (ERC) en virtud del programa 638553-TB-ACCELERATE así como del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades. Asimismo, ha sido cofinanciada por la Unión Europea a través del Programa Operativo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) de la Comunidad Valenciana 2014-2020.

>>>>>
<<<<<